Posiblemente, uno de los efectos del orgasmo es que se incrementa la succión producida por las contracciones ondulatorias del útero. Cuando se produce, en el acto sexual esta succión aspira el semen, que se deposita cerca del cérvix, en el interior del útero.

Cuando una mujer siente un orgasmo, la glándula pituitaria secreta al flujo sanguíneo la hormona oxitocina. Dicha hormona estimula los músculos del útero, que se contrae más intensamente, de modo que aumenta el efecto de succión. Con el orgasmo femenino, la cantidad de semen que entra en el útero es mayor.

El esperma es arrastrado hacia el lado derecho o hacia el lado izquierdo, dependiendo de si es uno u otro ovario el que libera un óvulo maduro durante el ciclo menstrual en particular.

Existen datos experimentales que apuntan al efecto del orgasmo en el embarazo. Por ejemplo, según un estudio, las mujeres cuyo orgasmo tiene lugar justo antes de la eyaculación de su compañero retienen más semen en la vagina que aquellas cuyo orgasmo ocurre justo después de la eyaculación de su compañero. Los autores del estudio han propuesto la hipótesis de que el orgasmo femenino, por el hecho de identificar la acción de succión del útero, puede aumentar la retención del esperma en la vagina, lo cual implicaría más esperma disponible para fertilizar un óvulo.

Leave a comment

Tacto Consciente © 2020 All rights reserved.