Podemos definir el orgasmo como una carga explosiva de emociones y tensiones neuromusculares, o la culminación de una sensación agradable, y en algún caso, puede llevar a un estado de conciencia alterado.

A medida que van saliendo nuevas investigaciones referente al orgasmo, cabe destacar que es uno de los procesos mas complicados que presenta nuestro organismo, existiendo una contracción de los músculos del aparato genital, la secreción de diversas hormonas, cambios somáticos y viscerales y una sensación mental de placer.

La conexión entre los nervios que llevan la información al cerebro para mantener el orgasmo, varía en función de la parte genital que se estimule, por ejemplo, un orgasmo provocado por la estimulación vaginal involucra sensaciones en todo el cuerpo, mientras que la estimulación del clítoris está más focalizada es esta región.

El clítoris recibe una inervación extraordinariamente densa, principalmente del nervio pudendo, con 8000 terminaciones nerviosas aproximadamente, especializadas para el placer, lo cual le hace un órgano extremadamente sensible, en contra posición el hombre tiene entre 4000 a 6000 terminaciones nerviosas.

Un orgasmo femenino tiene una duración e intensidad normal que se presenta de 5 a 9 contracciones de la vagina (de 4 a 7 segundo de duración), mientras que un orgasmo breve o débil se observa de 3 a 5 contracciones. algunas mujeres presentan un orgasmo prolongado alrededor de 1 minuto de duración de los cuales puede llegar a tener 25 contracciones o más, de los músculos perineales y el tracto genital.

En la mujer la calidad sensorial del orgasmo varía en función de la parte genital que se estimule, por ejemplo, se dice que el orgasmo provocado por la estimulación del clítoris es mal focalizado en esta región y el orgasmo provocado por la estimulación vaginal involucra todo el cuerpo, estas diferencias de estimulación excitan diferentes nervios.

El clítoris como ya mencionamos anteriormente recibe una inervación principalmente del nervio pudendo, mientras que la vagina es inervada por el nervio pélvico, el cérvix uterino cuando se estimula envía sus impulsos a través del nervio pélvico, hipogástrico y vago, la estimulación por separado puede producir orgasmos diferentes, pero la combinación de las 3 regiones produce sensaciones orgásmicas globales, llamados también orgasmos combinados.

Un hecho sorprendente que pudieron observar un gran número de mujeres con lesiones medulares, incluso con sección total de la médula espinal, podrían provocar orgasmos con estimulación vaginocervical (vaginal y cérvix ), recientes estudios como que realizo el psicólogo Komisaruk y su equipo, observaron que mujeres con lesión medular en T10 (columna dorsal) eran capaces de sentir excitación después de su lesión y algunas alcanzaron sensaciones orgásmicas, y demostraron que el nervio vago a través de sus fibras era la vía de comunicación entre la región genital y el encéfalo, si bien el nervio vago no circula por la columna sino por el interior del cuerpo transmitiendo información al cerebro desde los diferentes órganos.

También realizó estudios bajo escáner cerebral para delimitar si la estimulación del clítoris, la vagina y el cuello del útero proyectaban señales en la mimas o en diferentes zonas de la corteza sensorial, los resultados indicaron que el clítoris, la vagina y el cérvix activan zonas específicas del cerebro y corresponde a las señales de los nervios.

Se observó que el clítoris, los labios y la entrada de la vagina solo transmiten señales por el pudendo, el pélvico la parte central de la vagina, la parte profunda y el cuello del útero por el pélvico, hipogástrico y el vago.

Estas terminaciones nerviosas genitales van enviando señales al circuito genital, también conocido como circuito de recompensa, que es el mecanismo encargado de catalogar de placentera o motivante una conducta, si se continua con una conducta positiva se activan diversas estructuras cerebrales.

Nuestro cerebro tiene un papel protagonista importante en el proceso del acto sexual y el orgasmo, y nuestra exposición a estímulos visuales sexuales, que es el procedimiento más habitual para interpretar imágenes durante la actividad sexual, las estructuras implicadas en la actividad sexual incluyen distintas áreas corticales y subcorticales.

Barry Komisaruk observó en secuencias de imágenes cerebrales, como se activa la corteza sensorial genital, el tálamo despierta la señal de excitación física, la amígdala se activa incrementando el deseo y las relaciones fisiológicas como taquicardia e hipertensión, el hipocampo activa las fantasías, y el núcleo accumbens es el responsable del placer y se dispara, y en este momento el hipotálamo libera oxitocina.

Algunos autores consideran que el efecto principal del orgasmo es producir placer y por su naturaleza gratificante favorecerá la repetición del coito. Inclusive se ha propuesto que la experiencia de un orgasmo tiene un efecto positivo sobre el bienestar general.

Varios investigadores como etólogos, psicólogos y psiquiatras han señalado que el orgasmo tanto masculino como femenino tiende a promover conductas afiliativas importantes para la sociedad humana. Estrechando la unión de la pareja, haciendo la vida familiar más gratificante.

Leave a comment

Tacto Consciente © 2020 All rights reserved.