La vagina es elástica: puede dilatarse hasta el punto de permitir el paso de un bebé y encogerse lo suficiente como para proporcionar fricción a un pene. Cuando el hombre dice que la vagina de su compañera no es lo suficientemente estrecha, significa que prefería una estimulación  del pene en la que hubiera más fricción o roce con la vagina.

La cirugía de la zona pélvica y el parto pueden afectar la <<estrechez>> de la vagina. También hay que decir que algunos hombres se acostumbran a una vigorosa estimulación del pene cuando se masturban. En este caso, lo mejor sería que el hombre se olvidara de la masturbación e intentara sensibilizar su pene única y exclusivamente a la vagina de su compañera.

Otra posibilidad es que la mujer sea más activa durante la penetración vaginal, por ejemplo sincronizando sus  movimientos con los de su compañero e intentando <<agarrar>> el pene con los músculos del suelo pelviano.

La pareja también puede intentar probar con diversas posturas para ver cuáles producen una estimulación más intensa.

Los ejercicios de Kegel para aumentar la intensidad de la contracción de los músculos del suelo pelviano pueden proporcionar una sensación de mayor <<agarre>> del pene durante la penetración vaginal. Es recomendable una valoración del suelo pélvico por un fisioterapeuta especializado.

Leave a comment

Tacto Consciente © 2020 All rights reserved.