TRASTORNOS DEL DESEO
INTERÉS SEXUAL FEMENINO

Se caracteriza por la falta de interés en la actividad sexual y la carencia de pensamientos sexuales que pueden darse como consecuencia de varios factores como biológicos, sociales, psicológicos, ambientales y hormonales.

Puede acompañarse de otros trastornos del estado de ánimo, como ansiedad, ataques de pánico, fobias, o trastorno bipolar. Todo ello junto con algunos recuerdos inconfesados y secretos, puede ocasionar inhibición del placer sexual, por eso es importante ser atendido por un profesional desde una perspectiva integral.

Principales causas:
Factores físicos
  • Dolor asociado a endometriosis, infección de la vejiga o de la vagina.
  • Cambios hormonales después de dar a luz o de una deficiencia de estrógenos, acompañados de un adelgazamiento de las paredes vaginales.
  • Una histerectomía (extracción del útero) o una mastectomía (extirpación de la glándula mamaria o de una parte de ella) que afecta a la imagen de la mujer.
  • Una anatomía anormal de la vagina a consecuencia de un cáncer, cirugía o radioterapia.
  • Pérdida de la sensibilidad debida al alcoholismo, diabetes, esclerosis múltiple, medicamentos como antihistamínicos, antidepresivos etc.
Factores psicológicos
  • Ansiedad ante la interacción sexual
  • Sentimientos de culpabilidad
  • Déficit de comunicación en la pareja
  • Deterioro de la autoimagen y la falta de confianza en sí misma
  • Información sexual inadecuada
  • Anticipación al fracaso
  • Desconocimiento de las técnicas de excitación sexual

Falta de atracción en los miembros de la pareja

VAGINISMO

Es una contracción involuntaria de los músculos que están alrededor del orificio de la vagina en mujeres sin anomalías en los órganos genitales. La contracción del músculo en tensión hace que las relaciones sexuales o cualquier actividad sexual que implique la penetración se vuelvan dolorosas o imposibles.

Diagnóstico

El diagnóstico se establece basándose en la descripción que hace la mujer de la alteración y los antecedentes sexuales, que incluyen la niñez y la adolescencia, y en la exploración ginecológica.

Síntomas del vaginismo
  • Ardor, picor y tensión muscular durante las relaciones
  • Dolor en mayor o menor medida que puede dificultar o incluso imposibilitar la penetración.
  • Incomodidad persistente ante las relaciones sexuales
  • Dificultad o incapacidad total para insertar un tampón
  • Dificultad para someterse a una exploración ginecológica
  • Dolor sexual continuo de origen desconocido
  • Insatisfacción con la imagen corporal
  • Inseguridad en uno mismo
Causas del vaginismo:
Causas psicológicas

Miedo al dolor, a quedarse embarazada, o al rechazo
Problemas de pareja por desconfianza o desapego
Traumas debido a abusos sexuales o violencia de género
Experiencias represivas con un entorno familiar religioso
Estrés y ansiedad por experiencias negativas, traumas emocionales
Educación sexual inadecuada

Causas físicas
  • Cambios hormonales como la menopausia
  • El parto si ha sido doloroso, cesáreas, episiotomías o abortos.
  • Cirugías pélvicas
  • Falta de lubricación o estimulación
  • En algunos casos medicamentos
Tratamiento

Tiene que ser en coordinación con un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico y un psicólogo, instaurando en la mujer unas habilidades y una reeducación del suelo pélvico que respondan de una manera adecuada y positiva a estímulos sexuales.

Se debe realizar una normalización de los tejidos para pasar a una exposición gradual de la apertura vaginal.

  • Discriminación sensorial entre puntos con diferentes estímulos, dedo, algodón, bastoncillos.
  • Liberación por presión manual de puntos gatillo.
  • Tomar conciencia del suelo pélvico con la auto palpación
  • Técnicas manuales superficiales
  • Masaje suave
  • Dilatadores
  • Biofeedback negativo

TRASTORNO DE ORGASMO FEMENINO

La característica esencial del trastorno orgásmico femenino, es una ausencia o un retraso persistente o recurrente del orgasmo en la mujer, después de una fase de excitación sexual subjetiva.

El trastorno orgásmico en la mujer puede alterar la imagen corporal, la autoestima o la satisfacción en las relaciones.

Es importante tener en cuenta si las dificultades orgásmicas son el resultado de una estimulación sexual inadecuada. Muchas mujeres refieren un alto grado de satisfacción sexual a pesar de que rara vez o ninguna experimentan un orgasmo.

Trastorno de orgasmo femenino

Síntomas frecuentes del Trastorno orgásmico femenino

  • Insatisfacción en las relaciones sexuales
  • Insatisfacción hacia la propia imagen corporal
  • Irritabilidad
  • Ansiedad
  • Baja autoestima
  • Inseguridad
  • Rabia
  • Bajo estado de ánimo
  • Tensión en la relación de parejas
Tratamiento
  • Educación sobre el trastorno orgásmico femenino
  • Entrenar a la paciente para la adquisición de un mayor control físico y mental del estímulo erótico
  • Identificar y abordar los factores psicológicos desencadenantes o asociados al problema, tales como la ansiedad, el estrés, la depresión, etc.
  • Mejorar la autoestima
  • Gestionar de manera saludable las emociones

Tanto las mujeres como hombres necesitan estar relajados en el momento de la ejecución de la relación sexual: de no ser así las distracciones pueden mermar la capacidad de experimentar placer. Así mismo, la mujer requiere una mayor estimulación sexual.

DISPAREUNIA

La dispareunia es el dolor producido al intentar realizar el coito u otras actividades sexuales con penetración, o durante estas actividades.

El dolor puede ser superficial y sentirse en la zona que rodea la abertura vaginal (área genital o vulva) o puede ser más profundo y sentirse dentro de la pelvis cuando el pene o un consolador penetra más profundamente. El dolor puede ser ardiente, agudo o cólico. Los músculos pélvicos tienden a tensarse, lo que incrementa el dolor, ya sea superficial o profundo.

Dispareunia
Principales causas

Las causas que provocan este tipo de trastorno sexual son muy variadas. De hecho, es posible hablar de causas multifactoriales, teniendo siempre en cuenta factores orgánicos, psicológicos, y del entorno.

Dentro de la parte orgánica se encuentra la hormonal, también puede llegar a afectar la toma de fármacos que puede incidir a que disminuya el deseo sexual. Lo mismo ocurre con los problemas de pareja y con la calidad emocional y de pareja que mantengan con ésta.

Por último, las causas como el estrés, la fatiga o las preocupaciones, evidentemente influyen a nivel sexual. No obstante, la presión social que existe sobre el varón aumenta la probabilidad de que se considere la presencia de esta disfunción cuando en realidad no lo sea.

Dolor superficial

El dolor se da al inicio de la penetración. Y se localiza a nivel del introito y tercio externo de la vagina.

El coito puede ser doloroso porque la vagina no segrega suficiente fluido: la vagina se nota seca y la lubricación para el coito es inadecuada. A menudo obedece a una estimulación erótica previa insuficiente. Además, a medida que se envejece, el revestimiento de la vagina se adelgaza, Ya que los niveles de estrógenos disminuyen.

Síntomas
  • Un aumento de la sensibilidad al dolor de la zona genital (vestibulitis vulvar) que es la causa más frecuente.
  • Una inflamación o una infección en la zona genital (incluido el herpes genital), en la vagina o en las glándulas de Bartolino.
  • Una inflamación o infección del tracto urinario.
  • Lesiones en la zona genital.
  • Radioterapia que afecta a la vagina, que puede hacer que esta pierda elasticidad y causar cicatrización.
  • Una reacción alérgica a espumas o geles anticonceptivos, o al látex de los condones.
  • Una contracción involuntaria de los músculos vaginales.
  • Con poca frecuencia, una anomalía congénita o un himen que interfiere con la entrada del pene.
  • Una intervención quirúrgica
Dispareunia profunda

El dolor se manifiesta al final de la penetración, reflejando en el fondo de la vagina e incluso a veces en la parte inferior del abdomen.

  • Congestión pélvica
  • Inflamación en los fondos de saco vaginales
  • Una infección del cuello uterino, del útero o de las trompas de Falopio (enfermedad inflamatoria pélvica)
  • Endometriosis
  • Tumores o quistes ováricos.
  • Bandas de tejido cicatricial (adherencias) entre órganos de la pelvis, que pueden formarse tras una infección, una intervención quirúrgica o radioterapia contra el cáncer en un órgano pélvico (vejiga, útero, cuello del útero, trompas de Falopio u ovarios).
Causas psicológicas

Relacionadas muchas veces con poca educación sexual, sentimientos de culpabilidad, relaciones previas dolorosas o traumáticas, parejas nuevas o falta de autoestima, ansiedad o depresión.

Si la dispareunia va acompañada de una enfermedad de base, infección o patología local, lo primero es resolver el problema con un tratamiento médico y a continuación con un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico, para desensibilizar la zona dolorosa y corregir las disfunciones musculoesqueléticas. Si existe un componente emocional se recomienda el acompañamiento por un psicólogo.

Tacto Consciente © 2020 All rights reserved.